Cómo un jabón desactiva a un virus

Un jabón es una molécula de una cadena larga con una cabeza pequeña, la cadena larga es compatible con la grasa y la cabeza es compatible con el agua.

El jabón se ioniza, esto es la cadena larga y un pequeño ion se separan y quedan con cargas eléctricas.

En un jabón común doméstico la cadena larga queda con carga negativa (aniónica) y el pequeño ion, usualmente sodio, queda con carga positiva (Na+).

En un jabón cuaternario de amonio sucede a la inversa, la cadena larga queda con carga positiva (catiónica) y el pequeño ion, usualmente cloruro, queda con carga negativa (Cl-).

La gran ventaja de los cuaternarios de amonio es que la carga positiva es más compatible con la grasa y está rodeada de varias cadenas largas que hacen a esta parte más compatible con la grasa que la correspondiente a un jabón común. Por esta razón con mucho menos cantidad de jabón catiónico cuaternario de amonio la grasa se disuelve.

A continuación se describe como los jabones desactivan a los viruses.

Crédito de la imagen : BBC

Conclusiones

La conclusión fundamental es que cualquier substancia que ataque la capa de grasa desactiva a los viruses, por ejemplo el cloro que viene en líquidos como el Cloralex, el alcohol, que es un disolvente de grasa muy usual y los jabones como se acaba de explicar.

Se dice desactivar a un virus, porque la comunidad cientifica considera que un virus no está vivo es simplemente una estructura química avanzada que se replica.

Esta estructura, está constituída por una capa de grasa que protege a una mezcla de ARN y proteínas que no hacen ninguna función vital.

En contacto con material orgánico abundante, como el que hay al interior de una célula, estas moléculas de ARN generan reacciones químicas que replican su estructura de ARN, o sea las duplican una y otra vez, matando a las células y causando severos daños al organismo en el cual están alojados, al destruir el tejido celular.

Sin embargo para aplicar sobre la piel humana y no cualquier substancia que desactive a un virus es adecuada pues puede dañar la piel. La sosa, limpiador enérgico de sanitarios y destapacaños desactiva los viruses, pero daña por quemadura química severa la piel.

Con menor intensidad el Cloro hace lo mismo, en tanto el alcohol al ser desengrasante elimina la grasa natural de la piel resecándola, y su uso continuo causa grietas por resequedad excesiva.

Los cuaternarios de amonio de 4ta y 5ta generación se crearon para ser gentiles con la piel humana, pues las primeras tres generaciones si bien se empleaban y se emplean aún para sanitizar no se recomiendan para uso contínuo y su aplicación común es sobre superficies como paredes y mesas de quirófanos, instrumental quirúrgico, catéteres, laringoscopios etc.

En cuanto a efectividad el alcohol funciona mientras está presente, en un gel para manos unos 10 a 20 segundos a lo sumo, al evaporarse se pierde toda su acción, destruyó viruses y bacterias mientras estuvo presente, pero al perderse deja de actuar y no da protección posterior.

Los cuaternarios de amonio, por el contrario, no se evaporan pues tienen puntos de ebullición muy altos, y al ser compatibles con la piel, ahí permanecen hasta por 2 horas si no se tiene actividad con las manos, si se tocan y manipulan objetos el tiempo se reduce a un mínimo de 10 minutos.

Por todo lo que se acaba de exponer los productos idóneos para aplicar sobre la piel humana para sanitización son los cuaternarios de amonio, substancias creadas específicamente para ello, ya sea en gel o en aerosol.

Enlaces de interés :

Coronavirus: qué le hace el jabón al virus causante de la covid-19
https://www.bbc.com/mundo/noticias-52008704

 

Regresar al menú

© 1998 - 2020 - Discovery Internet Inc. - Website Tutorial